miércoles, 27 de mayo de 2015

Palabras poco frecuentes. Palabras en desuso.

Las palabras están sometidas al uso que se hace de ellas y cuando este disminuye a niveles críticos, entran en letargo e incluso pueden quedar en el olvido. Por supuesto, no es nada trágico aunque a veces, si una palabra nos suena bien, nos puede entrar algo de nostalgia.
Pechar: Pagar tributos.
El verbo pechar significa aportar con tributos y también asumir una carga, deber o responsabilidad. Este verbo deriva de pecho, pero no del pecho que forma parte de nuestro cuerpo sino del "pecho" que significa contribución o tributo y tiene otro origen. Viene de la evolución patrimonial del latín "pactum" (acuerdo, algo establecido)
Bueno, la verdad es que no parece una palabra muy simpática y no creo que se la eche mucho de menos. En general no nos gusta pechar demasiado.

Azafate: Canastillo, bandeja o fuente con borde de poca altura, tejidos de mimbre o hechos de paja, oro plata, latón, loza u otras materias.
También; jofaina de madera.

La palabra azafate proviene del árabe "safat" nombre con el que designaban al cesto que portaban las doncellas o asistentas para ayudar a las señoras en los menesteres diarios.
Esa palabra evolucionó en "azafate" al castellano y acabó por dar nombre a las doncellas que llevaban el cesto del mismo nombre, ya que era considerado un trabajo privilegiado y muy bien visto.
Más tarde "azafate" se ha convertido en "azafata". Personas que asisten a sus cliente con un trato personal.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...