martes, 29 de enero de 2013

Origen de la expresión "Echar un polvo"

ECHAR UN POLVO:
En el lenguaje coloquial realizar el acto sexual, la acción de copular. Nada tiene que ver la calidad ni con la rapidez, aunque tal vez si, con el nivel de romanticismo.Hay quien piensa que no es lo mismo "echar un polvo" que "hacer el amor".

El origen de esta expresión no es claro por lo que hay varias versiones sobre cuando empezó a utilizarse y cuales son sus raíces.
Una de las versiones con más peso es la que sitúa el nacimiento de esta expresión a principios de los años 20, de hecho, la acepción viene recogida en la enciclopedia "Espasa" en la edición de 1922.
En esa época el tabaco era consumido en polvo (tabaco conocido como rapé), es decir se aspiraba por la nariz. Además de los molestos estornudos que muchas veces provocaba su inhalación no estaba muy bien visto aspirar tabaco en presencia de las señoras, con lo cual, los caballeros de aquella época se retiraban a otra estancia o a un sitio retirado con la intención de "echar un polvo" o "echar unos polvos a la nariz".
Y como suele ocurrir en estos casos, cuando una acción repetida pasa a ser una costumbre, esta puede ser utilizada como excusa para otro propósito y con el pretexto de ir a "echar unos polvos a la nariz" estas ausencias eran aprovechadas por los hombres para mantener encuentros sexuales con sus amantes.
La frase tomó un doble sentido que, con el paso del tiempo y la desaparición de consumir tabaco en polvo, hoy en día se mantiene un único sentido, el que ya todos sabemos, ehhh granujillas.



Otra de las teorías sostiene que "echar un polvo" proviene de los escarceos amorosos que los amantes realizaban en las eras de los pueblos, (zonas dedicadas aguardar la paja). En este caso el polvo alude a la polvareda levantada durante los fogosos encuentros sexuales. No es descabellada la teoría ya que como también se suele decir: "Quien no quiera polvo que no vaya a la era"

Bien, vamos con otra teoría de la conspiración. Esta conjetura toma la palabra "polvo" que aparece en las escrituras antiguas y le da un sentido figurado en tono de humor pecador en aquella época.
Recordamos que en el Génesis 2; 7 Génesis 3; 19 se puede encontrar la frase en latín "Pulvis es, et in pulverem reverteris", es decir, "en polvo eres y en polvo te convertirás".
El pueblo fue atando cabos y si "polvo somos" y "venimos del polvo" era cuestión de tiempo relacionar el "polvo" con la cópula, la vida se origina en un acto sexual. La comparación y la equivalencia; polvo = hacer el amor estaba argumentada y conseguida.

Todavía más. Otra hipótesis especula con la comparación del miembro masculino a las serpientes, que tras echarles polvo (polvos provenientes del Monte Calvario) encima morían.
En el libro "Murcia que se fue" del año 1872, del autor Javier Puentes y Ponte se puede leer:
"...daban, a cambio de limosnas tierra del Monte Calvario que llevaban en la faltriquera, y con echar un polvo della en culebras y víboras, morían á seguida; traían muchas culebras muertas a las que habían pintado de verde su lomo para más venenosas y malignas parecer..."
Esta teoría sugiere que "echar un polvo" naciera de esta creencia ya que el pene humano al igual que la víbora desfallece al "echarle un polvo". Esta me parece muy simpática.

Estas han sido algunas suposiciones planteadas a esta expresión coloquial, que, como tal, es difícil desentrañar debido a las características especiales que posee el lenguaje del argot.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...