jueves, 2 de enero de 2014

Trabajos muy agradables.

Si en los años 20 en norte América, concretamente en Washintong, había un trabajo agradable para los hombres, ese era el de "Policía de  playa".
Su principal tarea era medir la distancia entre la rodilla y el traje de baño que lucían las señoritas que en la playa estaban. Provisto de un metro o cinta oficial, el policía en cuestión se arrodillaba para facilitar su labor y procedía a la comprobación de dicha distancia que según la normativa, no podía exceder de 15 centímetros.


La foto corresponde a la playa de Tidal Basin (1922) en Washintong, y la verdad es que debería resultar un poco estresante para las mujeres ver merodear por allí a un "Policía de playa", metro en mano, pudiéndoles fastidiar el baño. Eso sí, el policía se daba un atracón de muslos durante el verano.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...