domingo, 29 de septiembre de 2013

Unos higos muy dulces. Huerta de mi padre.

Estos higos son de la higuera del huerto de mi padre una higuera de grandes dimensiones que debe de tener la tira de años. Están dulces como la miel.

Desde el punto de vista botánico el higo no es un fruto sino una infrutescencia, es decir, un conjunto de frutos. Algunas higueras son bíferas porque dan dos cosechas al año, la primera a finales de la primavera, dando brevas, y la segunda a finales del verano, dando higos.

Durante milenios tuvieron un gran papel en la alimentación y en consecuencia en la economía de muchos pueblos. Un puñado de higos, frescos o secos, constituía una comida muy nutritiva. Para proteger este rico recurso, los griegos que las cosechaban en abundancia, prohibieron su exportación y solo permitían su recolección cuando unos sacerdotes muy especiales, los sicofantes, anunciaban su maduración.

En la edad media, desecados , formaron parte de las provisiones en las grandes empresas guerreras y el pan de higos se convirtió en alimento típico de los campesinos y de los pastores del mediterráneo.
Fruto de extremado dulzor, los higos son digestivos, favoreciendo el tránsito intestinal, por ello son utilizados como laxante. Contiene ácidos orgánicos, como el ácido cítrico, málico y acético; sales como potasio, magnesio y calcio y vitaminas A, B1,B2,B3 YC.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...