lunes, 8 de abril de 2013

El hábito no hace al monje. Expresiones Coloquiales.

"El hábito no hace al monje"
Expresión coloquial que también la he visto en su forma afirmativa "el hábito hace al monje"(Quizás fuera un error en la escritura), aunque creo que es mucho más común en su acepción negativa y que viene a significar que la apariencia de una persona no define su condición. En el caso del monje, por ejemplo, un monje es monje por su fe,devoción, conducta, por sus obras, no porque simplemente vista como tal.
No debemos dejar que la apariencia confunda la realidad.
El hábito no hace al monje.


El término hábito tiene dos acepciones principales. Una la define como práctica habitual, un modo especial de proceder repitiendo actos iguales o semejantes. La otra nos dice que se trata de un determinado atuendo exterior, más concrétamente un tipo de indumentaria que visten personas dedicadas a cuestiones relacionadas con la religión.

La expresión puede tener su origen en la época en que los monjes solían vestir de gala, con yelmos y espuelas doradas, no con el hábito que estamos acostumbrados a ver. Con estas vestiduras tan llamativas ofrecían más bien el aspecto de caballeros que de frailes.
También hay quien opina que esta locución proviene de la costumbre de amortajar a los difuntos con hábitos religiosos para que en "la otra vida" tuvieran algún tipo de preferencia o ventaja con respecto a los demás. Estás personas debían hacer donaciones generosas a órdenes religiosas de prestigio para ganarse el favor de Dios por el simple hecho de irse al otro mundo vestido de monje.
De ahí que "el hábito no hace al monje"

El eterno Miguel de Cervantes también mencionó esta locución en la obra "La guardia cuidadosa"
"Que el hábito no hace al monje, y tanta honra tiene un soldado roto por causa de la guerra como la tiene un colegial con el manto hecho añicos porque en él se muestra la antigüedad de sus estudios"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...