domingo, 21 de agosto de 2016

Helado casero de Vainilla.




INGREDIENTES
290 ml de nata para montar (>35% grasa)
290 ml de leche evaporada
3 yemas de huevo
90 g de azúcar
1 cdta. de extracto de vainilla o las semillas de una vaina

INSTRUCCIONES
Mezclamos las yemas con la leche, el azúcar y la vainilla, y calentamos suavemente directamente sobre el fuego. La nata se monta y se mezcla después.
Removemos sin parar con unas varillas o cuchara de madera hasta que espese (si tenemos termómetro, esto ocurre a partir de los 72-75º, pero no debemos pasarnos de 85º). Rascaremos el fondo continuamente, pues es donde tiende a cuajar la mezcla con mayor rapidez, como en cualquier natilla. Cuidado con los grumos, si aparece alguno podemos meter luego una batidora de mano.

Tapamos el cazo con plástico de cocina, tocando la superficie para que no forme piel, y dejamos enfriar por completo. Metemos la mezcla en el frigorífico toda una noche, muchos profesionales lo aconsejan para asentar los sabores y que se hidraten las proteínas.
Cuando la mezcla esté bien fría, montamos la nata hasta que esté semidura (cuidado con pasarse y convertirla en mantequilla).  Mezclamos la nata semi-montada con movimientos envolventes. Enfriamos de nuevo una media hora.

Ponemos en marcha la heladera (o robot de cocina con esa función) y vertemos la mezcla anterior. Deberá estar lista en 10-15 minutos si la heladera es suficientemente potente.

Rebañamos bien la heladera con una espátula y pasamos el helado blando a un recipiente hermético para meterlo en el congelador a que acabe de endurecer.

Visto en: google+
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...