martes, 18 de marzo de 2014

Cultivar ajos en el huerto casero.

A principios de noviembre, cuando la huerta casera de tomates  y otras verduras empezaba a languidecer nos decidimos a sembrar unos ajos. Algunos para cosechar ajos tiernos y otros para que se convierten en auténticas cabezas de ajos.

Lo primero de todo es buscar un hueco en el huerto casero y preparar la tierra, es decir, cavarla y trazar un surco con la tierra suelta donde irán plantados los ajetes.

Tierra cavada y removida
Este es el espacio elegido, entre dos árboles del huerto, un olivo y un ciruelo.
Vamos a plantar unos ajos para cosecharlos tiernos y otros que esperaremos a que se desarrollen por completo.


En nuestro caso para cosechar los ajos tiernos plantaremos las cabezas enteras, sin separar los dientes, separadas por muy pocos centímetros unas de otras. Con esto conseguimos que el ajo, al no disponer de mucho espacio, tienda a crecer hacia abajo y no forme esa raíz bulbosa que más tarde se convierten en los dientes de ajo y luego en la cabeza.

Ajos en huerto casero

A la hora de sembrar en el surco previamente preparado, ayudados de herramienta o de forma manual, hacemos un pequeño hoyo e introducimos la cabeza con las " raicillas" hacia abajo, cubrimos la cabeza con tierra y presionamos un poquito para que la tierra quede sujeta y listos.
Hay que tener en cuenta que el ajo presenta una cierta latencia, es decir, que el ajo recién cosechado puede tardar un cierto tiempo en germinar.

Si el clima es muy húmedo prácticamente no va a necesitar agua, no es muy exigente en cuanto a agua se refiere. Es un planta bastante rústica, que se adapta bien a diferentes tipos de climas y que tolera las bajas temperaturas. No le gusta demasiado las altas temperaturas del verano por lo que suele sembrarse para que el bulbo quede formado en primavera.

Ajos tiernos huerta casera.

Una de las pocas tareas que requieren los ajos una vez han sido sembrados es la de escardar, es decir, eliminar las hierbas que crecen a su alrededor. El ajo, debido a sus raíces superficiales no son buenos competidores con otras hierbas ala hora de aprovecharse de la humedad del suelo.


Por otra parte, hemos separado los dientes de una cabeza de ajos para cosechar otras cabezas enteras, es decir, dejaremos que el bulbo se desarrolle por completo antes de  recogerlos.


Hacemos un agujero y colocamos el ajo con el borde puntiagudo mirando hacia arriba. Cubrimos el diente con la tierra, unos 2/3 centímetros puede valer. Presionamos un poco la tierra alrededor y a por el siguiente.



Dientes de ajo listos para sembrar.
En la siguiente fotografía podemos ver a los ajos como comienzan a asomar por la tierra. Estos son los destinados a tiernos.

Asomando los ajos 
Los ajos siguen su desarrollo normal. Las cabezas enteras producen manojos de ajetes que s e convertirán en una delicia para el paladar...

Cosechar ajos tiernos
Ajos tiernos con pocas semanas
A medida que desarrollan el tallo, durante el primer mes, más o menos, hay cultivadores que aporcan los ajetes para poder conseguir mayor parte blanca (parte más tierna del ajo)

¿Cuándo se recolectan los ajos tiernos?
Como los ajetes o ajos tiernos se cosechan cuando no han formado el bulbo podemos arrancarlos a medida que observemos que ya tienen un tallo formado y empieza a asomar la parte blanca. El tamaño de un lápiz puede ser una buena medida de tallo a la hora de arrancar los ajetes.

¿Cuándo se recolectan los ajos maduros?
Para llegar a la cosecha final del ajo pueden pasar entre 4 y ocho meses según la época de plantación y el clima.
Cuando la desecación de las hojas de planta es completa, es el momento de cosechar las cabezas de ajo. Si el terreno es suelto bastará con tirar de ello para arrancarlos, si no es así pueden ayudarte de una azada, legón o pala para remover y levantar el terreno con cuidado de no dañar las cabezas. Limpia la tierra de los bulbos lo antes posible para evitar humedades. Cuidado con la humedad del terreno en contacto con las cabezas ya maduradas porque pueden provocar enfermedades.




Futuras siembras.
Si piensas plantar ajos de tu propia cosecha, de la recolección de la planta totalmente madura, selecciona y guarda los bulbos mejor formados, sanos y con buen aspecto. Dejar secar en lugar bien ventilado hasta el momento de la plantación.

Sembrar ajos tiernos
Cultivo de ajetes
Origen e Historia:
El ajo comenzó sus andanzas por países de Asia Central y de allí pasó a Europa y los países mediterráneos.
Los primeros indicios de la utilización del ajo, ya sea como comida o medicina, se remontan a la India y Egipto durante el tercer milenio a. C.
Durante el dominio y la expansión del imperio Romano el ajo empezó a formar parte de las dietas cotidianas para condimentar gran variedad de platos y empezaron a cultivarlo para producir cosechas propias.
En algunos templos de la antigua Grecia se vetaba ala entrada de personas que habían consumido ajo debido a su mal aliento A pesar de fuerte olor, en Grecia, el ajo cobró un cariz mágico. Se dice que Homero rescató a Ulises gracias a los poderes mágicos de la planta.
El ajo combatía brujas, malos espíritus y vampiros en épocas de oscurantismo. 
Hoy en día todavía seguimos viendo en multitud de películas referencias de este tipo.

En la edad media lo utilizaban como amuleto para alejar todo tipo de epidemias y pestes, no sabemos si lo hacían por su mal olor o porque intuían su capacidad de combatir los gérmenes.
Más tarde durante la segunda guerra mundial, el ajo era repartido por las tropas para que se lo aplicaran a modo de antiséptico sobre las heridas.

"Venía el villano vestido de verde"; Está frase fue pronunciada por Isabel la Católica cuando los encargados de su cocina intentaron disimular la presencia del ajo en uno de sus guisos con abundante perejil y la reina detecto la presencia del ajo. Isabel sentía gran aversión por este ingrediente. Esta frase pasó a formar parte de los dichos populares para indicar toda amenaza oculta o camuflada.

En la literatura también se encuentra mencionado el ajo como en Las mil y una noches, donde se narra la historia de un apasionado comedor de ajos que no pudo resistirse a la tentación de comerlos el día de su boda. Corrió a la cocina y preparo un arroz aderezado con gran cantidad de ajos, y se deleitó con este plato que era su predilecto. Su bella esposa detestaba el ajo, y comenzó a gritar indignada y a propinarle golpes cuando, en la noche de la luna de miel y ya en la alcoba nupcial, el desafortunado novio intentó besarla. Sin que él supiera qué ocurría, y, por tanto, sin dejarle tiempo para reaccionar, la mujer cogió un cuchillo y de un tajo le cortó tres dedos de una mano.

ajos tiernos huerto casero
Ajos tiernos
Bueno, llegó el momento de recolectar los ajos tiernos o ajos de cola larga.
Como podréis ver en el vídeo que hay más abajo, para sacar los ajos de la tierra nos hemos ayudados de una pequeña azada para remover la tierra de alrededor y tirar de ellos fácilmente.


Arrancar ajos tiernos
Ajos tiernos listos para recolectar
Cosechar ajetes

Si comprobáis que la tierra está sueltecita podéis probar a tirar de ellos sin necesidad de cavar, si no salen, pasar al plan "B"...


Una vez arrancados agitar bien para soltar toda la tierra que sea posible y se vayan limpiando...

Ajos tiernos Blog de la Elena
Ajos tiernos arrancados

Aunque no resulta muy romántico si que son muy sabrosos, un ramillete de ajos tiernos listos para cocinar...



Video sobre los ajos en mi huerto casero:
Plantando los ajos.... )

Recolectando los ajos tiernos...
Como combatir el olor del ajo:
Para evitar que el ajo repita después de las comidas, es recomendable abrirlo por la mitad a lo largo y quitarle el germen o brote que contiene en su interior (algunos gastrónomos famosos lo llaman "rabia del ajo"), cuando el ajo esta recién recolectado no suele tener ese tallo, y lo desarrolla cuando comienza a envejecer.
Podemos atenuar su sabor poniendo los dientes de ajo en remojo durante una hora antes de cocinarlos o les damos un golpe de hervor antes de empezar a preparar el plato. El gusto es menos fuerte y es más fácil de digerir.

Cuando los picamos y preparamos  las manos suelen quedar  impregnadas de su olor, para sacarse el olor a ajo de las manos, podemos intentar pasar las manos por el chorro de agua fría por un ratito sin frotar y sin usar jabón.

Para combatir el mal aliento, aunque no existe un remedio infalible, se recomienda masticar durante un rato hojas de perejil o de menta.

Morfología:
-Familia: Liliaceae, subfam. Allioideae.
-Nombre científicoAllium sativum L.
-Planta: bulbosa, vivaz y rústica.
Su nombre latino (alho, ajo, allo, ail, aglio,all) proviene del vocablo celta "all" que significa fuerte, erdiente e incendiario, mientras que el nombre anglosajón "garlic" proviene de los vocablos "gar" (atravesar) y "leac" (olla, marmita) que probablemente está vinculado con su fuerte aroma.
Su nombre vulgar es ajo común, ajo de huerta, hierba pestilente, hierba hedionda, rosa pestosa o rosa pestilente.

Propiedades:
1. Varios estudios científicos recomiendan el consumo moderado de ajo para prevenir enfermedades cardiovasculares.
2. Asimismo, se ha descubierto que el ajo funciona como antibiótico y antiséptico. El célebre Louis Pasteur utilizaba el ajo para prevenir la gangrena durante las dos guerras mundiales. El ajo puede ser utilizado para combatir diferentes tipos de bacterias y microorganismos. Como pueden ser la Escherichia coli que provoca las infecciones urinarias, la Salmonella que provoca afecciones intestinales muy graves, los Estreptococos y Estafilococos que provocan enfermeda
des de la piel, etc. 
3. El consumo de ajo es recomendable para las personas que sufran obesidad y diabetes, porque una de las propiedades del ajo es la de regular el nivel de azúcar de la sangre.
4. Otra de sus propiedades es la de expectorante y antiasmático, lo cual beneficia a las personas que padecen cualquier afección pulmonar o bronquial.
5. El ajo mejora la capacidad del organismo para asimilar la tiamina.
6. El ajo también es utilizado para reducir los niveles de colesterol.
7. Tanto la medicina tradicional china como la medicina de herboristeria occidental, emplean el ajo para aliviar y prevenir los resfriados comunes.
8. Actualmente se utiliza el ajo como complemento a los medicamentos utilizados para luchar contra el sida.
9. El ajo tiene la particularidad de perjudicar las bacterias malignas que se alojan en el intestino sin dañar a las bacterias benefactoras para el ser humano.
10. También el ajo tiene propiedades de vasodilatador, siendo aconsejable para las personas que necesiten regular la tensión arterial.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...