martes, 6 de mayo de 2014

Una ducha de agua fría o caliente.

La verdad es que yo hasta en verano me ducho con agua caliente, por lo menos los primeros instantes de contacto con el agua, luego ya si eso me animo con el agua fresca.
Aunque hay que reconocer que a la mayoría nos resulta placentero ducharnos con agua caliente o tibia, hacerlo con agua fría también nos aporta beneficios para nuestro cuerpo...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...